¿Se puede eliminar la cicatriz de un piercing?

¿Se puede eliminar la cicatriz de un piercing?

¿Se puede eliminar la cicatriz de un piercing? Esta es una pregunta habitual en foros y consultas de Cirugía y Medicina estética, y tenemos buenas noticias porque la respuesta es que sí se puede. Cuando nos ponemos un piercing se produce una perforación en la dermis, como la misma palabra indica puesto que el verbo “to pierce” significa perforar. La colocación de joyas u objetos en el cuerpo ya era una práctica habitual en las culturas antiguas como la egipcia o la romana y, desde la década de los 70 hasta la actualidad, ha vuelto la moda. Cuando nos colocamos un piercing generamos una lesión en la piel y aparece una cicatriz.

 

Cómo eliminar la cicatriz de un piercing

 

La marca o pequeño agujero que queda en la piel no se puede cerrar directamente con los puntos tradicionales de sutura, pero sí puede eliminarse con cirugía. Para que sea posible que el agujero del piercing se cierre es necesario antes retirar quirúrgicamente los bordes de piel del mismo, para hacer posible que se “peguen” al suturarlos y evitar que se pueda cerrar “en falso” o producir quistes de inclusión. Es una técnica basada en el mismo procedimiento de reparación de un lóbulo rasgado, lógicamente a mayor tamaño serán necesarios más puntos. Lo que suele hacer más visible un orificio de piercing es la sombra que produce el propio orificio, por lo que no se puede disimular  con maquillaje. Con los orificios de piercing habituales el resultado tras corregirlo es una pequeña cicatriz lineal ligeramente más larga que el diámetro del orificio previo, con la ventaja de que al cicatrizar se vuelve imperceptible en la mayoría de los casos, y al no producir sombra es inapreciable. En el caso de los grandes orificios de piercing producidos por pendientes pesados o el uso de expansores es necesario hacer plastics con el tejido para preservar el mayor volumen de piel posible. En cuanto a lóbulos alargados y envejecidos con arrugas una buena opción puede ser quitar una cuña de lóbulo de la oreja para dejar la cicatriz escondida en el pliegue, reducir el volumen de lóbulo y de paso rejuvenecer la oreja. Es un proceso rápido y sencillo, de aproximadamente 10-30 minutos de duración y que se lleva a cabo con anestesia local.

Está pequeña cirugía está indicada para las distintas zonas donde es habitual la colocación de piercing como: ombligo, oreja, ceja, nariz.. y es un procedimiento que apenas genera molestias. Los resultados son muy satisfactorios y apreciables a los pocos días, por tanto sí se puede cerrar el agujero de un piercing aunque la intervención deje una mínima cicatriz, mucho menos visible que la perforación.

 

Tratamientos complementarios

 

En el caso de cicatrices deprimidas provocadas por ejemplo por la colocación de aros en la ceja se puede recurrir a tratamientos de Medicina Estética para mejorar el aspecto. Normalmente los tratamientos más utilizados son el láser y el Ácido Hialurónico para conseguir “rellenar” la cicatriz y que resulte menos antiestética.

 

Así, que si estáis interesados en borrar las marcas que os ha dejado un piercing, ya sabéis que en AC Cirugía Plástica podéis hacerlo, nuestra primera consulta médica es gratuita y sin compromiso para que podáis informaros bien.

Sin comentarios
Consúltanos tu caso