Las cicatrices tras cirugías estéticas: fases y tratamiento

Las cicatrices tras cirugías estéticas: fases y tratamiento

Las cicatrices tras cirugías estéticas es una de las habituales preocupaciones de los pacientes que vienen a nuestra consulta a informarse sobre una intervención. La respuesta a si la operación dejará cicatriz es que sí y es por ello que nosotros cuando mostramos imágenes del antes y después de los pacientes que se han intervenido con nosotros no las ocultamos. Sin embargo, según destaca el Dr. Alexo Carballeira, hay muchos factores que influyen en el proceso de cicatrización: el tipo de intervención, la técnica empleada, las características del paciente y el cirujano que realice la intervención serán determinantes.

 

En todo procedimiento de Cirugía Estética se busca que la cicatriz sea lo más pequeña y menos visible que se pueda, y también es cierto que con el paso de los meses y los cuidados adecuados mejoran mucho. La cicatrización no deja de ser en un proceso natural de nuestro organismo para volver a unir tejidos, y esto tiene lugar en tres fases:

 

  • Fase inflamatoria, ocurre un proceso de coagulación que detiene la pérdida de sangre. Empieza después de la sutura hasta el tercer o cuarto día.

 

  • Fase proliferativa, en la que se acumula colágeno y tejido fibroso, comenzando así a formarse la regeneración, dura unos 15 días.

 

  • Fase de Remodelación, que comienza antes del mes y puede prolongarse hasta los dos años. En ella se produce la reabsorción del colágeno, manteniéndose sólo las fibras a ras de la herida.

 

Si el proceso de cicatrización se completa de forma correcta, la cicatriz acabará siendo una fina línea blanca e indolora, pudiendo llegar a ser casi imperceptible.

 

Cuidado básico de las cicatrices

 

  • Siempre se deberán seguir las indicaciones del cirujano y vigilar cualquier síntoma de infección como enrojecimiento, calor local, edema..

 

  • Una vez en casa, con la herida cerrada, es conveniente lavarla con agua y jabón, secarla muy bien y dejarla al aire.

 

  • Es muy importante llevar a cabo un correcto masaje en la cicatriz. Primeramente se empezaría con un movimiento circular rítmico, con la presión suficiente para blanquear la piel cicatricial, pero evitando la fricción sobre la epidermis para no dañarla. Continuaríamos con un desplazamiento paralelo y perpendicular a la cicatriz y por último se debe realizar la palpación profunda del pliegue de piel cicatricial entre el pulgar y el segundo dedo porque ayuda a reducir las adherencias fibrosas.

 

  • Las láminas de silicona (tipo Trofolastin o Dermatix) tienen un efecto positivo.

 

  • Debe evitarse la incidencia directa del sol, puesto que favorecen la hipertrofia y es aconsejable el uso de factor de protección solar alto o total (SPF de 20-60).

 

  • No se debe rascar la cicatriz.

 

Tratamientos para minimizar cicatrices

 

Existen algunos tratamientos como la Carboxiterapia, mediante pequeñas infiltraciones de CO2, que mejoran la apariencia de las cicatrices. También tratamientos con láser para acelerar que se vaya el color rojo de la cicatriz, productos despigmentantes si se vuelven oscuras, y en algunos casos que tienden a crecer de más (hipertróficas) a veces se infiltran corticoides. Solo en los casos en los que a pesar de todo esto persiste mala calidad de cicatrices puede ser necesario repetirlas (o algún trozo en casos de cicatrices muy largas).

 

 

En AC Cirugía Plástica disponemos de una Unidad de Fisioterapia tras cirugía, puesto que se ha demostrado, a través de numerosos estudios, que unos cuidados adecuados durante las primeras semanas tras la intervención incide de forma muy positiva en el proceso de cicatrización, consiguiendo que la cicatriz se acabe volviendo prácticamente imperceptible.

 

Sin comentarios

Comentar

× Consúltanos tu caso