La técnica combinada de Aumento de pecho es la más avanzada y además puede ser BIO.

La técnica combinada de Aumento de pecho es la más avanzada y además puede ser BIO.

La técnica combinada de Aumento de pecho es la más avanzada y además puede ser BIO, ya que en lugar de las habituales prótesis de silicona, se puede realizar con prótesis de suero fisiológico y la grasa de la propia paciente, según nos explica el Dr. Alexo Carballeira. La Mamoplastia de aumento sigue siendo en España la Cirugía Estética más demanda y, aunque todavía la mayor parte de ellas se siguen realizando mediante prótesis de silicona, cada vez es más frecuente el uso de la grasa del propio paciente, puesto que es el material más biocompatible y la mejor manera de modelar la mama para conseguir un aspecto muy natural. También, la utilización de grasa es idónea para aumentar el escote y dar la sensación de unos pechos más juntos.

 

 

En cuanto al aumento de pecho combinado, se suele poner un 50% de volumen aportado por la prótesis, en este caso utilizaríamos prótesis de suero, y el otro 50% por la grasa. El comportamiento de la grasa cuando la inyectamos es similar al de una montaña de arena, en el sentido que llega a un punto en el que la proyección deja de aumentar con respecto al volumen, y por eso necesitamos el uso de una pequeña prótesis que nos dé la proyección que buscamos.

 

 

Esta técnica también es muy adecuada para los recambios de prótesis, puesto que evita poner una de mayor tamaño que la anterior con el fin de compensar el tejido cicatricial. También se pone grasa en los casos donde la piel está tan adelgazada que se pueden ver los pliegues de las prótesis, un problema conocido como “rippling” y que ocurre con más frecuencia en el borde lateral de la mama.

 

 

La candidata ideal para el Aumento de pecho “BIO” combinado

 

Aquella que no quiere introducir en su cuerpo un material sintético. Aunque a día de hoy las prótesis de silicona son muy seguras y pasan estrictos controles de seguridad, hay mujeres que prefieren utilizar materiales naturales, presentes en el propio organismo para conseguir el volumen deseado. La mayor parte de mujeres son candidatas a esta técnica, exceptuando a pacientes demasiado delgadas que no presenten acumulación de grasa en ninguna zona de su cuerpo o aquellas que sean muy fumadoras.

 

En los casos de pacientes fumadoras se recomienda un período de al menos uno o dos meses antes y aproximadamente unos 2 meses después de la cirugía sin fumar porque el tabaco afecta negativamente al prendimiento de la grasa.

 

Las zonas donantes más habituales suelen ser: el abdomen, flancos, cartucheras o muslos, de ahí su doble beneficio estético. Una vez infiltrada en los pechos la grasa se comportará en esa zona como lo hacía en la otra, es decir, que si la paciente engorda entonces engordará más en esa zona en proporción al resto del cuerpo.

 

Cada paciente es diferente y para conseguir el mejor de los resultados es fundamental tener en cuenta tres aspectos: las características físicas de la paciente, sus preferencias y el criterio médico. Los tratamientos deben ser siempre personalizados y se debe dar una información detalla al paciente sobre los diversos aspectos de la intervención. Cuando se usa grasa es más complicado determinar la talla, ya que siempre hay una variación importante, ya que al principio aumentará mucho de tamaño por la inflamación y luego parte de ese volumen se perderá a lo largo del primer mes. La cantidad final de grasa que permanezca varía dependiendo varios factores como la técnica de inyección de la grasa y características del paciente, entre otros.

 

La intervención y recuperación

 

Esta técnica combina el tradicional aumento de mama mediante la introducción de una prótesis, en este caso de suero fisiológico, con lo que conocemos por lipofilling o lipotransferencia. Consiste en extraer, mediante liposucción, la grasa acumulada en una determinada zona o zonas del cuerpo para utilizarla como material de relleno en otra donde buscamos un volumen mayor. La liposucción asistida por agua (Acualipo, conocida también por Bodyjet o WAL) tiene un papel fundamental en esta técnica, ya que con este sistema al extraer la grasa se un menor daño en el tejido, por lo que la calidad y durabilidad es mayor. Las publicaciones científicas llegan a describir una supervivencia entre el 80-90% frente al 50-70% con la técnica tradicional.

 

La técnica combinada de Aumento de pecho no es una técnica dolorosa, la paciente podrá sufrir algunas molestias tras la intervención que ceden con antiinflamatorios habituales durante unos cinco días. Después el paciente podrá incorporarse a su actividad cotidiana siguiendo las indicaciones médicas.

 

 

 

Sin comentarios

Comentar

× Consúltanos tu caso